Pymes en riesgo: la peor pandemia económica en la provincia del Biobío

     El covid-19 afectó a cada hogar, especialmente la de aquellos que, con sus emprendimientos locales, llevaban el pan día a día a la mesa familiar. Son cientos de estas pymes angelinas que recurrieron a despidos o al cierre total de su sueño hecho realidad por el nulo apoyo que han recibido ante la crisis. Aunque también aún sobreviven empresas, como Extreme Box Los Ángeles, que optaron por luchar ante la adversidad.

     En el box ubicado en Orompello 275, el esfuerzo, la pasión y el compromiso eran los sellos de tantos que entrenaban. Tal como lo expresó uno de los fundadores, Mauricio Rivera, no se avergüenza de ser “los pobres de Los Ángeles” frente a los centros deportivos similares, ya que la preferencia de sus clientes se debe al trato cercano, al forjamiento de una familia dentro del emprendimiento.

     Pero con la venida del virus. Las deudas del arriendo, los impuestos y el sueldo de los trabajadores llegaron para quedarse y un box cerrado no aminora el problema. “Siento rabia del sistema, las cuentas aún deben pagarse”, declaró Mauricio apelando a las autoridades angelinas por la poca atención al sector deportivo, a pesar de ser una actividad tan valiosa para el cuerpo y la mente.

     La pyme, desamparada por el sector político debió innovar y adaptarse a las medidas sanitarias para poder solventarse, implementando clases de CrossFit al aire libre hasta que la fase 1 prohibió toda movilidad física no esencial. Actualmente, negándose al cierre de Extreme Box se trasladaron a la virtualidad apoyando a sus clientes desde el hogar.

     El futuro de tantos emprendimientos se truncó por la pandemia y Mauricio también entiende el peligro que significa para vida humana: “Me dolería mucho que mi hijo y mi madre se enfermaran, que se murieran de covid-19, pero hay gente que tiene que salir a las calles”. Una mente emprendedora no se detiene, pero sin el esfuerzo de una autoridad en épocas tan difíciles, se transforma en un torneo en el que solo hay perdedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *