El delivery de comida online encontró un impulso en la pandemia

Las consecuencias de esta pandemia de coronavirus, que está lejos de terminarse con las nuevas mutaciones que aquejan a gran parte de América Latina y al mundo, son bien conocidas por todos y están cambiando el mundo de los negocios como lo conocíamos. Es que entre las cuarentenas y el miedo de la población a contagiarse, la mayoría de los negocios tuvieron que adaptarse o sufrir las consecuencias.

Los cierres se cuentan por miles en el continente, tanto en naciones en desarrollo como en los países más avanzados del norte, la crisis económica no discriminó entre colores políticos, castigando a la mayoría de las naciones por igual y causando pérdidas en promedio del 8% del PBI a nivel América Latina, con algunas naciones como Argentina superando el 10% durante el 2020.

Esto se debe en mayor medida a las cuarentenas que se tuvieron que llevar adelante, que limitaron y mucho la posibilidad de realizar negocios de la forma habitual, apurando a muchos comerciantes a tener que encontrar soluciones a muy corto plazo como por ejemplo realizar entregas a domicilio.

Esta suerte de panacea que llegó de la mano de la desesperación en algunos casos y en otros de una correcta planeación, es en la actualidad uno de los negocios que más prospera a nivel mundial. Es que las empresas que más prosperaron durante el año pasado son aquellas que realizan entrega de productos a domicilio como es el caso de Mercado Libre, o bien las que realizan delivery de comida como es el caso de la plataforma web de PedidosYa.

El futuro de las compras

Es que además de la crisis, ya se venía moldeando una nueva forma de comprar entre los consumidores, que la pandemia sólo empujó con fuerza y obligó a muchos a volcarse a ese tipo de ventas. Hablamos claro del delivery, que en plena época de la conveniencia, encontró un impulso como en ningún otro momento de la historia, llevando a que en la actualidad se vendan desde hamburguesas hasta sacos de mujer sin que tener que buscar demasiado.

Sucede que tiene mucho sentido para la mayoría de los consumidores, que sumidos en la oleada tecnológica de los últimos años, prefieren aprovechar el tiempo como uno de los recursos más valiosos que tienen y pedir una hamburguesa domicilio mientras descansan tirados en la cama luego de un largo día. Se trata sin dudas de una notoria y sobre todo atractiva ventaja que más de un millennial, pero también la gente mayor aprovecharán al máximo.

Es que además de poder pedir digamos las mejores pizzas del país, también se puede pedir artículos de farmacia de venta libre, así como un sinfín de artículos de almacén, si de pronto olvidamos comprar algo para el día que debemos afrontar. Además, las tecnologías de entrega están creciendo a la par de estos adelantos en la industria del delivery, permitiendo así que en el futuro un auto sin conductor, o bien un drone, nos entreguen la comida en la puerta de nuestra casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *